fbpx

Cuidar la salud mental es imprescindible ante una situación de crisis como la del Coronavirus, es un reto que se agranda en el caso de existir familiares y quienes tengan otras patologías previas cercanos a nosotros. Es una situación novedosa, sin mucho tiempo para adaptarse, además puede generar niveles altos de ansiedad, inseguridad, incertidumbre, temor a contagiarse, pero también a contagiar, y ante ello es necesario y válido pedir ayuda si así se requiere.

Como Profesional de la Salud mental y de la parte formativa y convivencia de vuestro colegio, no puedo estar ajena a esta preocupación, por ello es que una forma de acercarme a cada uno de ustedes como familia y miembros de la comunidad educativa, es traspasarles algunos puntos a tener en consideración en estos días en que todos estamos más en casa, intentando mantener una rutina productiva y funcional, pero sobre todo donde pasamos más tiempo juntos, en un mismo espacio y donde no estuvimos muy acostumbrados a ella.

Lo importante es no elevar nuestros niveles de estrés o sobre preocupación, pues esto nuestros niños y niñas no solo lo captan en lo visual o en lo verbal sino que lo internalizan y empiezan a vivir en el diario tal cual nosotros, los adultos, lo vivimos.

Por lo anterior podemos sugerir que:

Es esencial mantener nuestros horarios y rutinas, dando prioridad a aquello que está más próximo y menos complejo de realizar. Recordar que hay cosas urgentes y otras importantes.

Así como es importante mantener una rutina de estudio y trabajo, es igual y altamente beneficioso establecer espacios de ocio compartidos; buscar un juego familiar o rutinas de ejercicios por canales de internet como YouTube. Esto además de situarnos en otra cosa, nos permite conectarnos entre nosotros como grupo familiar, nunca pasamos tanto tiempo juntos como ahora, aprovechemos!!!.

Mantener nuestro lazos y redes, contactando con familiares y amigos, por teléfono o por internet, intentando no hacer de la epidemia un monotema.

Todos los psicólogos coinciden en la importancia de hablar con los niños de la situación. Es necesario adaptar el lenguaje y el mensaje a sus edades, porque, desde 3 años y medio “empiezan a tener capacidad para entender las cosas y generar preguntas” y debe “haber un espacio para que puedan resolver las dudas que tienen”.

Hacerle saber y sentir que, si siente miedo, inseguridad, rabia, confusión, son sentimientos válidos, reales. Estemos atentos a nuestras reacciones y a la de nuestros niños y niñas, escuchar sus inquietudes, dar oportunidad al diálogo y demostrarles que estamos seguros y protegidos.

Y por último y no menos importante, buscar informarnos tanto de la situación sanitaria a nivel nacional, regional y en relación a nuestro colegio, por medios oficiales y confiables. Estamos todos bombardeados de información visual y/o auditiva, si nosotros nos agotamos imaginemos a nuestros niños y niñas.

Ps. Daniela Miranda L.
Encargada de Formación y Convivencia Escolar.
Academia Iquique.